En nuestra profesión siempre hablamos de cavernas y leones para explicar el funcionamiento de la ansiedad.

Si todavía no has leído esta historia, te invito a conocerla.